No me da igual

Aunque ella intentaba ocultarlo hasta que se enfriase un poco la situación, a Paula se le notaba que algo no le había sentado nada bien. Así era ella, su rostro no mentía, su silencio no se escondía, y sus frases cortas y secantes no dejaban duda alguna. Luis no tardó en notarlo. Estaba tan fríoSigue leyendo “No me da igual”