Seguiremos con la lucha que empezaron otras

“Si te tira del pelo o te hace de rabiar es que le gustas” “¿Dónde vas con esa ropa? Parece que vas provocando” “ Tía qué borde, sólo quería quedar, como estabas soltera…” “¿Por qué sales a la calle, por qué te manifiestas? Al hacerlo, tú misma estás diciendo que eres diferente. Si quisieses igualdadSigue leyendo “Seguiremos con la lucha que empezaron otras”

La carta que nunca deberías leer

Y digo yo, ¿por qué me sigue haciendo daño? ¿Por qué sigo cada día con esa esperanza de que algún día dejes a un lado esa cobardía y te atrevas a volver? Ni yo me entiendo. No tiene ninguna explicación lógica que siga esperándote, y aún así, aquí estoy, con la puerta demasiado abierta, conSigue leyendo “La carta que nunca deberías leer”

Te miro y tiemblo

“Te miro y tiemblo”. Paula estaba escuchando esa canción y se quedó clavada pensando en aquella frase. Sí, era justo lo que le pasaba, era mirarle a los ojos y transformarse en un flan. Así era Paula, ya la conocemos, una chica de impulsos, que si sentía algo, bueno o malo, le gustaba hacerlo intensamente.Sigue leyendo “Te miro y tiemblo”

Buenos días

Abrió medio ojo. Allí seguía esa rodilla hincándose en su pierna y había vuelto a destaparla. No le importó, aquello era felicidad, no podía ser otra cosa. Notó cómo le acariciaba la cara con cariño. Quería despertarla y ella le siguió el juego haciéndose la dormida. Sabía cómo empezaría aquella mañana y estaba encantada. SiguióSigue leyendo “Buenos días”