De ti aprendí

De ti aprendí a saber valorarme, a creer que si quiero algo, sólo está en mí poder conseguirlo. De ti aprendí a mirarme al espejo y ver a la chica más guapa de la ciudad, porque, ya te encargabas de decirme a mí y a los demás que no había niña más guapa, inteligente y buena que yo, aunque fuese un trasto y pareciese que mis orejas me fuesen a sacar volando de la casa…Daba igual, a ti te daba igual y tu forma de mirarme hacía que yo me viese la chica más maravillosa del mundo.

Contigo aprendí a mentir y a tener secretos con mamá, a hacer trapicheos a escondidas y a llevarme recompensas por ello, eso sí, todo legal.

Pero también me enseñaste a tener velocidad, a ser más rápida cada día, y a ayudar en casa, recogiendo la ropa lavada antes que tú, para no encontrarme mis pantalones rotos, cosidos; a hacer mi habitación antes que tú para que no me desapareciesen mis cosas con tanta limpieza.

Aprendí tantas y tantas cosas en esos 22 años. Tú me enseñabas matématicas, ¡ay! La de medusas que hemos contado en esos paseos a las siete de la mañana, porque, ¿para qué jugar a “coche amarillo” habiendo medusas?

Contigo aprendí que la canción de: “me duele la cara de ser tan guapo” tiene mucha razón, si no que se lo pregunten a mis mofletes cuando me saludabas.

Pero fui creciendo, y me enseñaste más cosas. Aprendí que el maestro siempre tendrá más fuerza que el alumno, y que jamás pude ganarte un pulso, ni ibas a dejarte ganar por nada, si quería algo, tendría que conseguirlo yo misma. Aprendí que a las niñas buenas les hacen cosquillitas en la espalda hasta quedarse dormidas; que la jardinera eligió como la mejor rosa a esa que se vestía del color que se le antojaba, esa que siempre llevaba mi nombre; que el dedo pequeñito es el que se come el pan, ese a por el que fue a buscar el dedo gordo; que si estás haciendo botas, tienes que tener cuidado con el cuchillo…y con las pelotas;a cascar huevos, y, por supuesto, que el domingo se casa Perico con aquella mujer cascabel.

Contigo aprendí a jugar al tute, al cinquillo y al parchís, y todas las trampas que se pueden llegar a hacer en una sola partida.

No te dio tiempo a enseñarme a cocinar, pero sí aprendí que si vamos a comer tres, saldrá comida para diez, porque: “¡No vaya a ser que alguien se quede con hambre!” y eso… no puede ser, no. Y aprendí cuál fue siempre tu ingrediente secreto para todo: el amor. Todo lo hacías con amor, y tu mirada lo decía. Que por muy cansada que estuvieses siempre estabas donde tenías que estar, y que si tu nieta tenía dos décimas de fiebre y te enterabas, daba igual que te tuvieses que coger un autobús, un tren y otro autobús, en tres horas estabas aquí para ayudar, y nunca nadie te lo ha agradecido, ni tú esperabas que lo hiciesen, lo hacías y punto.

Contigo aprendí a levantarme de la cama en cuanto me despertaba, sin remolonear. Era abrir los ojos y ver a centímetros mía tus pies, y no esperar más tiempo para levantarme. Y ahora mi hija hace lo mismo y duerme al revés, seguro que tú tienes algo que ver.

Contigo aprendí lo importante que es el tiempo, y que hay que desgastarlo de la forma en que se tenga que hacer pero sólo por las personas que merecen ese tiempo.

Contigo aprendí a que lo poco que se tiene y cuando se tiene, la mejor forma de derrocharlo, no es en una bonita falda para ti, sino en gastarlo en los demás. Tú me enseñaste a ser así y me alegro por ello.

También aprendí a ser fuerte, a llorar a escondidas y, a la vez, tener la sonrisa para todo el mundo, a construir aquel muro que no dejaría pasar a cualquiera pero, quien pudiese entrar, era porque valía la pena.

Y, por último, por ti aprendí lo mucho que se puede echar de menos a alguien.

A ti, a mi guerrera y luchadora. A mi gran abogada y defensora durante toda mi infancia y adolescencia. A mi compañera de paseos y compras. A la mejor tramposa que he conocido. A ti, a mi chica favorita. No te irás de aquí si tu recuerdo permanece, y de eso, me encargo yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: