Jueves

Diez de la mañana. Jueves. Paula echó hacia abajo de una patada el edredón, se puso sus zapatillas de casa y fue directa al baño. Llevaba su pijama calentito de Mickey Mouse. Andaba arrastrando los pies y, sus pelos alborotados de recién levantada, parecían los de un león.

Daba igual. Ella se miró al espejo y no veía nada de eso. Veía una mujer guapa, atractiva, una mujer valiente y poderosa. Una mujer que hoy saldría a comerse el mundo.

No nos engañemos, Paula era una chica normal. No era una modelo ni una chica de tallas perfectas. Eso sí, cuando ella se levantaba con esa energía y se sentía así de guapa, nadie la superaba, sin duda alguna se volvía la más bella. Su carácter y temperamento hacían a Paula especial, mucho más de lo que podría hacérselo una buena talla de sujetador.

Se desvistió, puso a ACDC lo más alto que le dejaba su móvil, y se metió en la ducha, cantando igual que cacarea una gallina.

Aún no tenía planes, pero le daba igual, hoy iba a arreglarse, y lo demás ya surgiría. Eligió unos vaqueros ajustados y una camiseta de manga corta con uno de los hombros al descubierto, perfecta para enseñar sutilmente uno de sus tatuajes. Se alisó el pelo, dejándoselo suelto, para manejarlo a su antojo de un lado a otro. A Paula le gustaba pintarse poco, lo justo para poder destacar sus ojos verdes sin quitarle naturalidad. Pero sí le encantaban los colores oscuros para los labios. Ese día eligió un pintalabios color vino. Se colocó su anillo de calavera en el dedo y ya estaba lista.

Su instinto le había dicho que hoy ocurriría algo, algo que haría que fuese un gran día y, ¿quién no hace caso de su instinto?

Cerró la puerta de casa y salió a la calle. Respiró profundamente y empezó a caminar hacia ningún destino, sin un rumbo fijo.

Se paró en seco cuando vio ese cartel. Tuvo que leerlo tres veces, no se fiaba de su subconsciente. ¿Sería esto lo que andaba buscando? Hoy iba a ser un gran día así que,¿por qué no? Al menos tendría que intentarlo.

Abrió la puerta de aquel taller de chapa y pintura y entró, dejando atrás aquel cartel de : “se necesita pintor/a”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: