Soñador

Alegre, divertido, soñador, un auténtico terremoto…

No sé cuál era la característica que más definía a Luis. Supongo que era que veía la vida de la forma en que poca gente la ve: una oportunidad que nos han dado para hacer todo lo que queremos hacer, sin ningún miedo, sin ninguna vagueza. Una oportunidad que deberíamos aprovechar hasta el último aliento.

Luis era una buena persona. Si había inconvenientes en el camino no se iba, ni se quedaba mirando, actuaba e intentaba ayudar. Todo el mundo conocía a Luis, su sonrisa destacaba entre la gente.

Era un chico sencillo, simple y completamente fácil de entender. Nunca se cae bien a todo el mundo, y él no iba a ser menos. Pero le daba igual, nadie le diría nunca de qué forma se tenía que comportar.

Tenía sus problemas, tenía su carácter, y no lo ocultaba. Si tenía que sacarlos a la luz, lo haría. Pero sabía escuchar, sabía ponerse en la piel de los demás, sabía ayudar, y disfrutaba con ello.

Luis había venido a este mundo a vivirlo, y lo que no entraba en sus planes era atarse a nada, y mucho menos a nadie. No quería engañar a nadie y siempre se cercioraba de dejar las cosas lo bastante claras. Las cosas simples, sin mentiras, y en especial, sin ningún nominativo que le especifique de algo.

La mentalidad perfecta en el momento idóneo. Paula quería vivir, sumar experiencias nuevas, y Luis, no sólo se las daría, le enseñaría cómo tenerlas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: