Libre

Libre. Cinco letras que para Paula significaban mucho. Así se sentía ella después de tanto tiempo.

Por fin podía respirar, mirar a su alrededor y darse cuenta de cuántas cosas se había estado perdiendo.

Ella no necesitaba unas alas para volar, sólo le faltaba abrir los ojos y despegar, y ya lo había hecho. Ya nada ni nadie la atraparía.

Toda su vida había sido un torbellino. Pero se le apagó su esencia. Durante mucho tiempo se quedó atrapada ella misma en una jaula, en la que no sabía abrir la puerta. Y, ahora que ya la había abierto, jamás volvería a cerrarla con ella dentro.

Dejó de saber lo que era llorar para disfrutar de un no parar de reír. Se la veía bien, decidida. Por fin había vuelto, volvía a ser ella.

Sabía que la esperaban momentos duros, pero no le importaba, si ese era el precio que tenía que pagar por su libertad lo pagaría encantada.

Y, es que, en esta vida, puedes perder muchas cosas, pero si nos permitimos perder nuestra libertad: de opinión, de decisión, de ser tal y como queremos ser, entonces dejas de vivir y empiezas a solamente respirar.

Así que Paula se dio ese gusto, el de decir con la boca bien grande y el de escribir en letras mayúsculas que era una persona LIBRE.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: